Primer lunes del mes y toca reunión de amigos con la Sociedad Gastronómica Eboka. Cada vez somos más y nos unen más lazos. Porque en esta Sociedad Gastro se vive un ambiente muy especial, la camaradería y las amistades se van forjando entre todos con lazos que van más allá de la comida y el buen vino. Y es que los viajes unen a través de la experiencias vividas y compartidas.

En esta ocasión ha sido un auténtico placer ir en la búsqueda de recetas muy vinculadas a Málaga y algunas zonas de Andalucía para rememorar cómo se cocinaba en Cuaresma en tiempos ancestrales.

Planteamos un almuerzo perfecto y placentero, donde los sabores y el maridaje entre el vino y la comida se mezclarán de forma armoniosa, para provocar sensaciones únicas.
En nuestro afán de ser un restaurante que satisface el placer de vivir experiencias gastronómicas de sus clientes y el placer de ayudar, de contribuir socialmente en paralelo, colaboramos con la Fundación Luís Olivares.
Ya conocéis nuestra carta y que estamos muy comprometidos con la economía de proximidad y apoyar a los pequeños productores, cocinando con alimentos más naturales y frescos. Una acción con doble propósito, porque estamos convencidos que favorece también la transmisión de la cultura gastronómica y  vitivinícola de la zona.
Agradecimientos a la gran colaboración de Javier Noriega que nos ha ayudado enormemente a contextualizar esa cocina para traerla a esta época y darle un argumento histórico.
Tenemos pendiente profundizar en una cocina Original: “De vuelta al Origen”
Aparte, y para generar mas lazos entre nosotros hemos preparado un juego en equipos con un regalo para los ganadores
Os dejamos aquí la galería fotográfica con los platos y vinos degustados , así como los fantásticos momentos vividos.